Estofado de judías pintas

Home » Alimentación » Estofado de judías pintas
judíaspintas-1

JUDÍAS PINTAS VEGANAS Y SALUDABLES

He utilizado la forma de cocción y de preparación que mejor puede conservar las propiedades de los ingredientes saludables que he empleado en este plato. No hay frituras, ni aceites, ni grasas, ni altas temperaturas, ni largas cocciones que destruyen nutrientes y enzimas. A fuego lento, por separado y con esmero.

Este plato es laborioso y requiere su tiempo, no siempre tenemos tiempo para hacerlo pero merece la pena dedicárselo: por sus ingredientes, por sus nutrientes, por sus propiedades para combatir enfermedades y cómo no, por nuestra salud. Es mejor dedicar tiempo en cocinar para cuidar de nuestra salud, que tener que dedicarle tiempo a nuestra salud para curar la enfermedad.

Es recomendable hacer una buena cantidad para poder congelar y consumir en otras ocasiones, porque aunque es cierto que al congelar se pierden discretamente algunas propiedades, sin embargo siguen siendo altamente saludables y nutritivas, y ni que decir tiene si las comparamos con las que vienen precocinadas.

INGREDIENTES:
600 gramos de judías pintas
5 tomates
1 pimiento rojo grande
2 pimientos choriceros secos
1 calabacín
2 cebollas
4 dientes de ajo
1 trozo de brócoli
1 trocito de jengibre
1 Trozo de apio
Cúrcuma
Comino molido
Pimienta negra recién molida
Hojas de laurel
2 clavos
Sal marina sin refinar
1 chorrito de vino tinto

Agua filtrada

Empezamos el día anterior poniendo las judías en remojo junto con los pimientos choriceros secos para que se hidraten.

ELABORACIÓN:
Ponemos en una olla grande las judías pintas remojadas y lavadas. Añadimos agua fría mineral o filtrada hasta que el agua tenga el doble de volumen que las judías. Ponemos en el agua unas hojas de laurel, una cebolla mediana pelada y entera, 2 dientes de ajo enteros, 1 trozo de apio, 2 clavos y 2 bolitas de pimienta negra. NO le pondremos la sal ahora porque la sal endurece la piel de las judías y aumenta el tiempo de cocción pudiendo romper la piel y hacernos perder nutrientes.

Utilizaremos una olla que no sea “olla exprés” porque alcanzan los 130 – 140 º C destruyendo enzimas digestivos y nutrientes. Empezamos a fuego fuerte y cuando rompe a hervir lo ponemos a fuego medio removiendo de vez en cuando. Yo las he “asustado” 2 veces aunque se recomienda que sean 3. “Asustarlas” es añadir un vaso de agua fría durante la cocción y romperle el hervor, en este caso metí el vaso de agua fría en la nevera para que estuviera más fría y me funcionó. En 1 hora y media las judías estaban casi tiernas así que las aparté del fuego.

Durante esa hora y media que dura la cocción es cuando hay que cocinar todos los demás ingredientes.
Empezamos troceando el pimiento que es lo que más le cuesta hacerse y lo ponemos en una sartén con agua SIN ACEITE, haremos el “sofrito” sin aceite así que le iremos añadiendo agua como si fuera aceite prestando atención que no se consuma toda el agua porque se pega y se quema. Seguidamente añadimos una cebolla grande o 2 pequeñas troceadas. En otra sartén pondremos los tomates que previamente hemos rallado, lo sofreímos con agua añadiendo los dientes de ajo picados y el trozo de jengibre picado. Juntamos las dos sartenes en una, le añadimos la cúrcuma, la pimienta molida, comino molido, sal y el chorrito de vino tinto, lo dejamos unos minutos a fuego bajo y lo retiramos del fuego.

En otra sartén (mientras que se cocina se lava una sartén anterior y se vuelve a utilizar) y ponemos los ingredientes más delicados y que necesitan menos cocción que son el calabacín, rallado previamente, y el brócoli troceado. Cocinado también con agua pero solo 5-6 minutos.

Los pimientos choriceros que tenemos hidratados no se pasan por el fuego sino que en crudo los partimos por la mitad y rascando por la parte de dentro, con un cuchillo por la parte que no corta, vamos sacando la “carne” del pimiento desechando la piel que es dura e indigesta.

Ahora ya tenemos todos los ingredientes preparados y cocinados. Llega el momento de la fusión. Todo lo que hemos “sofrito” junto con los pimientos choriceros se pasan por la batidora, pero muy poco tiempo para que no se quede como un puré sino con textura granulada.

Vamos a la olla de las judías; retiramos la cebolla, los ajos, los clavos y la pimienta. Quitamos parte del caldo y lo reservamos por si lo necesitamos y le añadimos todo el sofrito triturado. Si queda demasiado espeso le añadimos parte del caldo que habíamos retirado y lo rectificamos de sal.

Ponemos todo el conjunto a fuego suave durante 10-15 minutos para que los sabores se mezclen y quede homogéneo. Dejamos reposar durante media hora o más con el fuego apagado y la olla tapada.

De esta manera tenemos las judías con todas sus propiedades porque no han pasado por la olla exprés, y todos los demás ingredientes han sido cocinados con los tiempos mínimos para no perder sus beneficios quedando un conjunto harmónico, sabroso y repleto de vitaminas y minerales.

La frase que dice “somos lo que comemos” es absolutamente cierta referida a nuestro estado físico y de salud. Cada ingrediente utilizado en esta receta ha sido tratado con esmero para aprovecharnos de sus múltiples propiedades nutritivas y saludables.

¡Una dieta sana siempre aporta SALUD!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Footer Column 2

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 3

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 4

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

A wordpress theme from BWThemes