probióticos con los antibióticos

Home » Varios » Varios » probióticos con los antibióticos

¿QUÉ TOMAR CUANDO ESTÁS CON ANTIBIÓTICOS?

Justo yo estoy ahora con tratamiento de antibióticos porque tras la cirujía de la hernia inguinal, ha habido alguna complicación.

Primero ha quedado una inflamación muy acentuada, después se produjo una supuración o drenaje espontáneo después de quitarme las grapas, luego un seroma (acumulación de liquido) en el área de la incisión, que tuve que volver al hospital por urgencias donde me drenaron el liquido del seroma y posteriormente ha habido un enrojecimiento progresivo con calentamiento de la msma zona. Como estaba avisado por el cirujano he vuelto a urgencias para que me lo controlen.

A todo esto, después del drenaje y de forma preventiva, para evitar posibles infecciones me pusieron un tratamiento con antibióticos.

Los antibióticos se recetan para combatir bacterias y eso es perfecto, gracias a ellos se ha aumentado la esperanza de vida, ya que antes, la mayor morbi-mortalidad era producida por infecciones.

Pero el problema, es que los antibióticos, no pueden diferenciar entre bacterias “buenas” (saprófitas) y las “malas” (patológicas). Nuestro cuerpo tiene muchísimas bacterias imprescindibles para la vida, especialmente nuestro sistema digestivo. Cuando hablamos de la flora intestinal, también nos estamos refiriendo a ellas. Entonces cuando ingerimos antibióticos (siempre bajo supervisión médica para evitar la resistencia a los antibióticos) actúan sobre todas las bacterias que encuentran a su paso, pudiendo producir desequilibrios en el “ecosistema” de nuestro sistema digestivo.

Algunas bacterias “nuestras” tienen la misión de mantener a ralla a otras “oportunistas” para que no se descontrolen. Es el caso de la cándida albicans, que si no encuentra “opositores” se descontrola y puede producir una candidiásis.

LO BUENO es que podemos paliar ese “desajuste” tomando alimentos probióticos a la vez que tomamos el tratamiento de antibióticos.

Claro, con tantos nombres con los que nos bombardean, nos suena pero nadie nos explica en qué consisten.

Para que un alimento pueda ser llamado probiótico, es imprescindible que contenga organismos vivos, y que esos organismos sean de los “buenos” que nos puedan ayudar a repoblar la flora intestinal.

Entre ellos está el yogurt que tiene el lactobacilus, amigo de nuestra flora intestinal, así como la extensa gama de bebibles con L casei.

Kéfir, un hongo que fermenta la leche y queda como un yogurt más ácido con un peculiar sabor cuya intensidad depende del tiempo que se deje fermentar.

Choucroute, col fermentada con una elaboración artesanal.

Tempeh, soja fermentada que la hace digestiva estando cruda y beneficia a la flora intestinal.

Germinados en general, alfalfa, rábanos, lentejas, soja verde etc. etc.

También podemos encontrar en herboristerías, suplementos probióticos que ayudan a reforzar la flora intestinal.

Quiero resaltar que estos alimentos son excelentes aunque no estemos con ningún tratamiento, pero si estamos con antibióticos, son más que recomendables.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Footer Column 2

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 3

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 4

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

A wordpress theme from BWThemes