REDUCIR EL CONSUMO DE SAL

Home » Alimentación » REDUCIR EL CONSUMO DE SAL
sel-de-guerande

¿CREES QUE DEBES REDUCIR EL CONSUMO DE SAL?

La cantidad de sal y el tipo de sal que consumimos habitualmente puede ser muy peligroso para la salud.

 La mayoría de sal que consumimos, no es la que nosotros añadimos como sal de mesa, sino la que ya le han añadido en el procesado a la mayoría de alimentos precocinados para mejorar el sabor y también como conservante.

 Si a esto le añadimos que la sal que consumimos y la que viene añadida en los alimentos procesados, es calentada, refinada y se han eliminado muchos oligoelementos (micronutrientes) para conseguir una sal fina y ha pasado por un proceso de blanqueamiento para que resulte más atractiva para el consumidor, tenemos como resultado un producto de mala calidad que está relacionado con diferentes enfermedades por consumo excesivo.

ALIMENTOS QUE LA CONTIENEN
Los alimentos procesados o precocinados que más cantidad de sal de mala calidad llevan son:
Todos los embutidos en general y ahumados, los quesos especialmente los curados, snaks (patatas fritas, frutos secos fritos, gusanitos etc.), sopas de sobre, cubitos, precocinados,  kétchup, mostaza, salsas, bicarbonato sódico, bebidas gaseosas, comprimidos efesvercentes y en general en los restaurantes de comidas rápidas (hamburgueserías, pizzerías, pasta, bocaterías etc.)

ENFERMEDADES RELACIONADAS
Las enfermedades que se relacionan con el consumo excesivo de sal son:
La hipertensión y sus consecuencias a nivel cardiovascular e insuficiencia renal, cálculos renales, el cáncer de estómago, la osteoporosis (la sal hace que se elimine calcio por la orina), agrava el asma y en unos últimos estudios, reduce el sistema inmunológico al multiplicar las células TH  que se convertirían en malignas.

La sal se utiliza como conservante desde la antigüedad. En el cerro de Montecristo, en Adra, un pueblo de Almería, pude ver en unos yacimientos romanos, una cisterna donde antiguamente se hacían conservas de pescado con sal (salazones). ¿Por qué se utiliza la sal como conservante?

Si en alguna revisión o chequeo médico has tenido la tensión alta, lo primero que te dicen es que debes reducir el consumo de sal, y así es, pero ¿por qué la sal afecta a la presión arterial?

HIPERTENSIÓN Y SAL
De forma sencilla diremos que la sal común (cloruro de sodio o NaCl), “secuestra” agua que tenga a su alrededor. Dicho de otra forma, las moléculas de sal se unen a moléculas de agua, y esas moléculas de agua quedan “prisioneras de la sal”, ya no son libres para actuar de forma independiente sino que quedan unidas a la sal, esto en química se llama “actividad del agua”.

Si hay mucha sal en nuestras arterias, esa sal ha “secuestrado” mucha agua que no va a filtrarse por los riñones porque NO es agua libre sino agua unida a la sal, y al no irse con la orina queda circulando en el torrente sanguíneo. El exceso de agua en la sangre hace que aumente el volumen de sangre (volemia) y el exceso de volumen de sangre tensa en exceso las arterias (presión o tensión arterial) perjudicando al riñón y al corazón.

Es fácil imaginar una manguera de riego de un jardín. Si entra mucho caudal de agua por un lado de la manguera pero la boquilla de salida es pequeña, irá aumentando la presión de la manguera, se pondrá tensa, se hinchará y puede terminar estallando. La fuerza con la que sale el agua por la boquilla al haber demasiada presión puede hacer mucho daño a lo que toque. Pues así, el exceso de presión en nuestras arterias daña el corazón porque necesita hacer mucha fuerza para impulsar la sangre a través de ellas y daña el riñón porque la sangre que debe filtrar llega a demasiada presión y va rompiendo los filtros de los riñones (cápsulas de bowman).

Además, la sal común, va endureciendo las paredes de las arterias perdiendo su flexibilidad y por tanto aumentado la presión y reduciendo su tolerancia a ella.

CONSERVANTE
Es útil como conservante por la misma razón. La sal “secuestra” agua, el agua queda ligada a la sal y ya no puede tener actividad y sin la “actividad del agua” el alimento no se daña porque además, los microorganismos como virus, hongos y bacterias no pueden crecer bien en un medio salino. Los romanos ya metían los pescados en sal porque la sal hace como de imán para el agua, la atrae y la “captura” dejando de ser libre para intervenir en otras reacciones químicas. El resultado es como una deshidratación y los alimentos deshidratados (sin agua) tienen un período de conservación mucho más largo.

SAL COMÚN
La sal de mesa que se vende en los supermercados, además del procesado que comenté al principio, le añaden silicato de calcio para evitar que se apelmace y le añaden yodo que previene el bocio (inflamación de la tiroides). El sodio que lleva ya no es orgánico porque se ha refinado y recalentado la sal para evaporar el agua y termina siendo difícil de absorber por nuestro organismo afectando al sistema digestivo.

SAL DE CALIDAD
La sal de buena calidad es aquella que no ha sufrido refinamiento ni recalentamiento, es sal que ha sido secada al sol y que no ha sido desprovista de sus oligoelementos, nutrientes necesarios para nuestra salud, como son calcio, magnesio, potasio y otros.

¿QUE SAL COMPRAR?
Se debe buscar (generalmente en tiendas especializadas) sal NO refinada y secada al sol. Yo utilizo sal de Guérande, extraída en una zona arcillosa de las costas de Francia, es una sal de color grisáceo por la cantidad de minerales y partículas de algas.

REDUCIR SAL
Podemos reducir la cantidad de sal “mala” eliminando alimentos ya mencionados que contienen mucha cantidad y no ir tanto a los restaurantes de comida rápida o comida basura. Por otra parte podemos acostumbrarnos a comer cada vez con menos sal, porque el paladar se puede educar y nos daremos cuenta que aparecen los auténticos sabores de los alimentos que quedaban camuflados por la sal. Hay condimentos que pueden sustituir la sal. Por ejemplo en las ensaladas pongo muy poca sal pero le pongo limón y queda muy bien condimentado.

LO QUE PONE EN LAS ETIQUETAS
Es bueno leer las etiquetas de los alimentos para saber cuanta cantidad de sal llevan. ¡OJO!, en algunas etiquetas ponen la cantidad de sodio para despistar. Tienes que saber que aproximadamente en un gramo de sal, un tercio es sodio y los otros dos tercios son cloro, por lo tanto, cuando ponga sodio, debes multiplicarlo por tres para saber la cantidad de sal que lleva. Ejemplo: si pone que lleva 5 gramos de sodio es porque en realidad lleva aproximadamente 15 gramos de sal y que una cucharada de postre son aproximadamente 6 gramos de sal.

LA SAL Y LA VIDA
La sal está presente de forma natural en la mayoría de vegetales y aportan el sodio necesario para el ser humano que lo necesita imprescindiblemente para vivir.

Menos sal ayudará a nuestra salud.

¡¡¡SAL DE MI VIDA Y DE MI CORAZÓN!!!  Y CUANDO VUELVAS QUE SEA EN POCA CANTIDAD Y DE BUENA CALIDAD.

Comments

  1. Hánner on 11/09/2014 at 7:18 pm said:

    Que buenos consejos, nuestro cuerpo es más vulnerable de lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Footer Column 2

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 3

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

Footer Column 4

This is a widgetised area. Fill it with content from the Widget Admin area.

A wordpress theme from BWThemes